Facebook Twitter Google +1     Admin

Manos y mentes jóvenes en la ciencia de Camagüey

   Con sus 34 años de edad, Boris Barja González ya tiene un camino recorrido en la investigación científica.    Luego de licenciarse en Física en la Universidad de Oriente, en 1997, donde presentó el trabajo de curso sobre aplicaciones y mediciones de Lidar (radar con ondas láser) en la atmósfera, se vinculó estrechamente al estudio de las radiaciones solares.

   Desde el 2003 posee una Maestría y ahora se prepara para el Doctorado, y centra sus investigaciones en las nubes cirro, las más altas, de cinco mil a 13 mil metros, según su ubicación.        

   -Estas nubes modulan el clima, afirmó, y agregó que comenzaron a ser de interés para la comunidad científica mundial a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando los aviones empezaron a volar a grandes alturas e incidían en la formación de cirros.

   En el 2003 este joven ganó un premio en el Tercer Taller Latinoamericano sobre Mediciones Lidar, celebrado en Colombia, pero no recibió el monto monetario por el galardón debido al bloqueo del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba: el estímulo lo daba la Sociedad Americana de Optica.

 

SON MUCHOS

 

   Boris Barja es un ejemplo en Camagüey de la participación de jóvenes en la ciencia, la innovación tecnológica o el medio ambiente, intervención que se extiende por los centros de enseñanza superior o de investigación, pero no se enmarca únicamente en este tipo de instituciones.

   Norberto Rufín Alonso, vicepresidente en la provincia de Camagüey de las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ), señaló que actualmente el territorio cuenta con más de 10 mil 700 brigadistas.

   -Están representados todos los sectores, con mayor fuerza los de salud, educación, azúcar y agricultura, precisó.

   Añadió que la contribución principal en que se esfuerzan los jóvenes es en la generalización en la vida económica y social de logros de la ciencia y la técnica.

   Para el caso particular de Camagüey, donde la ganadería es la más importante en masa y producción de Cuba, tiene relevancia la introducción y regionalización de variedades de pastos y forrajes y el empleo de variantes en la alimentación del rebaño avícola.

   En estos y otros muchos campos, los jóvenes científicos y técnicos de Camagüey laboran por el avance del país, por el ahorro, y por la preservación de buenas condiciones ambientales.

   Con más de cuatro décadas de existencia y surgidas por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro en 1964, las BTJ llevan sobre sus hombros la promoción de la juventud en la esfera científica.

 

10/04/2009 12:21. Lucilo Tejera Díaz #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

guayacanes

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris