Facebook Twitter Google +1     Admin

HUBERT MATOS ES UN TRAIDOR ENFERMIZO

Por Lucilo Tejera Díaz

   Hubert Matos, quien traicionó en 1959 a la Revolución Cubana que había ayudado a triunfar en las montañas de la Sierra Maestra, no pierde la oportunidad de demostrar lo que es: un genuino traidor, mentiroso a más no poder y oportunista de larga data.

   Resulta que en este nuevo aniversario, el 51, de la desaparición física del Comandante del Ejército Rebelde Camilo Cienfuegos, el falso revolucionario vuelve a despotricar de Fidel Castro con argumentos tan tontos y tan faltos de verdad como estos que aparecieron en la versión digital de El Nuevo Herald, de Miami, este 28 de octubre de 2010:

   “Yo inmediatamente pensé que Fidel lo mató. Lo mataron por mi caso”, “…hubo fricción entre Cienfuegos y Castro desde muy temprano”, “Cienfuegos se quejó a menudo a Matos de la creciente infiltración comunista en las filas de la revolución”, “Matos añadió que Castro mientras tanto ya había empezado a criticar a Cienfuegos a mediados de enero de 1959, llamándolo ‘descuidado, borracho, bohemio. Las mujeres lo vuelven loco”. “Matos contó que Castro le dijo: ‘El pueblo lo ama, pero es un desastre”. “El 26 de octubre, añadió Matos, recibió dos notas secretas de Cienfuegos diciendo que estaba preparado para ayudarlo a escapar. Matos dijo que rehusó la oferta porque quería un juicio durante el cual explicar en público sus críticas a Castro.”

   Es en realidad indignante que este individuo hable en semejante forma de un jefe guerrillero que había expresado públicamente su fidelidad a Fidel con esta frase que pasó merecidamente a la historia: “Contra Fidel, ni en pelota”.

   Camilo representa para los revolucionarios cubanos, para el pueblo, la imagen de esa fidelidad que la puso a prueba a lo largo de la guerra contra la tiranía proimperialista y también después del triunfo en enero de 1959.

   Fidel le confió a Camilo la compleja misión de reducir la sedición que Matos, al frente de la provincia de Camagüey en aquel entonces, había echado a andar junto a un grupo de oficiales que había comprometido con engaños y la burguesía terrateniente de la región.

   Camilo fue al cuartel donde estaba Matos y lo detuvo, al igual que a otros complotados.

   En tareas que siguieron a aquel 21 de octubre, Camilo tuvo que retornar a Camagüey y dolorosamente el 28 desapareció el avión Cessna en que viajaba a La Habana en compañía de su escolta y de un experimentado piloto.

   A lo largo de su vida como revolucionario, Fidel ha demostrado claridad y valentía en sus acciones, sin conciliábulos palaciegos a los que Matos y la prensa proyanqui gusta tanto inventar.

   Cuba, sus genuinos y sinceros hijos, recuerdan con agradecimiento a Camilo. Lo hacen con amor porque con apenas 27 años de edad había escalado a fuerza de lealtad y firmeza revolucionaria a la gloria de la Patria.

   Hubert Matos, traidor al fin, no podría nunca aspirar a un lugar así.

28/10/2010 10:03. Lucilo Tejera Díaz sin tema

Comentarios > Ir a formulario

guayacanes

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris