Facebook Twitter Google +1     Admin

La defienden todavía

20141207165928-images.jpg

Las tres salvas de fusilería los estremecieron de nuevo, a cada uno de ellos, llamándolos a seguir en combate, para no perder un día.

   Hace 25 años regresaron a la Patria. Vinieron en brazos del pueblo agradecido, para servir de semilla y desde entonces crece el árbol enorme de la especie Ejemplo, de ramas fuertes, de las que resisten huracanes.

   El día de la siembra se escogió porque era el de un aniversario más de la muerte de un gigante de la historia de Cuba, del General Antonio Maceo Grajales, que cayó como ellos en combate, en San Pedro luchando por la independencia de Cuba.

   Ellos lo hicieron igual, lo único que en tierras africanas, haciendo realidad con su sacrificio la solidaridad humana.

   No buscaron riquezas, solo cumplieron el deber internacionalista que les tocó, como antes hicieron otros con nosotros.

   Eso dijo Ramón Muñagorri Rodríguez que estuvo 42 años vinculado a las Fuerzas Armadas Revolucionaria y cada día rinde homenaje, de alguna forma de respeto y cariño, a su hermano Mariano Rafael, uno de esos que sirvieron de semilla para que creciera el árbol Ejemplo y dio su vida joven y fuerte en Angola.

   La Angola de la epopeya, la Angola que marcó a miles de cubanos desde 1975, cuando empezaron a ir allí a defender la independencia del pueblo hermano.

   Hoy siete de diciembre, aniversario 25 de la inolvidable Operación Tributo que los trajo de nuevo a la tierra que los vio nacer, y 118 de que el General Antonio muriera en San Pedro, los cubanos volvieron a llamarlos al combate.

   Y ellos, mártires prestos siempre, decididos permanentemente, alzaron sus brazos para seguir defendiendo la Patria, esta Patria que los contempla orgullosos.

07/12/2014 08:59. Lucilo Tejera Díaz sin tema

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris