Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2010.

Producir más leche: algo sano para la economía cubana


  Cuando el 26 de Julio de 2007 el General de Ejército Raúl Castro se refirió a la producción nacional de leche y a la necesidad de incrementar sus resultados, este alimento concentrado se cotizaba en el mercado internacional a más de cinco mil 200 dólares la tonelada.


  Meses después comenzó a disminuir, incluso por debajo de los dos mil 500 dólares, el 2010 se estrenó con tres mil 580, luego se contrajo y el 16 de mayo, de golpe y porrazo, se potenció a cuatro mil 200.


   La mención de estas cifras es para mostrar la volatilidad de los precios mundiales de un alimento muy demandado y necesario para segmentos importantes de la población, como son niños, gestantes, enfermos y ancianos.


   A esta realidad se enfrenta la economía cubana año tras año para cubrir el consumo de leche pasteurizada por personas que la adquieren normada y fuertemente subsidiada.


   Pero lo cierto es que en medio de limitaciones financieras y adversidades climáticas, Cuba se esfuerza por elevar la obtención del alimento, con registros alentadores, a fin de reducir hasta eliminar la importación anual de leche en polvo.


   Los ganaderos cubanos incrementaron la producción de 485 millones de litros en 2007 a 600 millones en 2009, y en el primer semestre de 2010 superó los 215 millones, de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas.


   Aunque este año la actividad pecuaria sufre los embates de la sequía, situación que se hace sentir en la producción, hay un dato llamativo: el número de vacas en ordeño creció el 6,6 por ciento en relación con 2009.


   Otro elemento importante cuando se habla del futuro de esta economía consiste en que más de la mitad del millón de hectáreas estatales dadas en usufructo desde fines de 2008 se dedicarán a la ganadería.


   Muchas de estas superficies, después de eliminarles las malezas con gran esfuerzo manual, mayormente marabú, están incorporadas a la producción lechera y una cantidad considerable lo hará en el futuro cercano, en dependencia de revertir a productivos los terrenos infestados de plantas indeseables.


   En la medida que el país mejore su situación financiera, se podrán asignar más recursos a la rama pecuaria, por su peso en la alimentación y por lo que significa en la sustitución de importaciones.
   Pero lo principal será contar con suficiente pasto y forraje para los rebaños, y actualmente alrededor de la mitad del área de explotación ganadera en Cuba se encuentra plagada de malezas.


   Tener posibilidad por ubicarse en el Trópico y contar con pastos, forrajes y otros alimentos, constituyen un beneficio para Cuba y se consiguen con costos relativamente muy bajos.


   Existen, además, como señalan estudiosos cubanos, condiciones  socio-políticas, infraestructurales y de preparación técnica para lograr una profunda transformación en el futuro mediato, en pos de potenciar los resultados de la ganadería, algo necesario y sano para la sociedad y la economía nacional.

30/08/2010 11:22. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

Invierno nuclear sería el fin de la fauna, dice científico

  Modesto Ponce, director de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes ubicada en la provincia de Camagüey, aseguró que un invierno nuclear sería el fin de la fauna en el planeta porque desaparecería la vegetación, su fuente de alimentos.


   Al comentar las alertas del líder de la Revolución Cubana Fidel Castro durante las últimas semanas sobre el peligro de un posible y próximo conflicto atómico, el científico expresó que la nube de polvo provocada por las explosiones no permitiría la entrada de la luz solar a la Tierra.

   Si esto sucediera las plantas se quedarían sin fuente de energía para realizar la fotosíntesis, que transforma los alimentos obtenidos desde el suelo y propicia el desarrollo biológico, explicó.

   Ponce manifestó que los animales se nutren de plantas y desaparecerían si estas dejan de existir por la permanencia de las bajas temperaturas que se impondrían en el mundo y la ausencia de luz solar.

   Amplió al subrayar que una situación catastrófica como la que se produciría llevaría en sus momentos iniciales a una competencia entre humanos y animales.

   Sería imposible que los animales resistan por mucho tiempo vivir en esas condiciones extremas, sentenció. 

30/08/2010 11:35. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.


Campesino de Camagüey: Sin hierba no hay leche

   Abilio Conde Rojas, el campesino cubano que más leche vende al Estado, expresó su contrariedad por las consecuencias de un conflicto nuclear que dejaría a la humanidad sin ese alimento.

   Los científicos dicen que por las bombas atómicas se crearía una nube de polvo, la cual taparía los rayos del sol y con ello no habría plantas, se acabaría la agricultura, y sin hierba no habrá leche, expresó el agrario, quien en los últimos años aumenta constantemente la comercialización con entidades estatales.

   La ocurrencia de una guerra nuclear, como lo alerta el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro, llevaría a la humanidad a pérdidas incalculables, entre ellas millones de vidas humanas, de la agricultura y de la fauna.

   Sería una catástrofe total, se acabaría la hierba y de qué vivirían las vacas, sólo de agua y eso si no está contaminada, manifestó el agrario, que en 2009 vendió 383 mil litros de leche a entidades de los ministerios de Comercio y de la Industria Alimenticia, los cuales la distribuyen subsidiada a niños, gestantes, enfermos y ancianos y abastece hospitales y círculos infantiles.

  Perteneciente a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) José Antonio Echeverría, la finca “Santa Beatriz”, de Conde, tiene una superficie de 67 hectáreas (cinco caballerías) y de ellas dedica ocho cuartones de pastos a la rotación y un terreno cultivado de la hierba forrajera King Grass y caña de azúcar para los animales en la estación seca.

   Mira qué perder por algo así el King Grass que cuidamos con tanto esmero que como está ahora me tapa cuando ando a caballo por allí, ilustró el ganadero, quien este año ya destinó al Estado unos 160 mil litros a pesar de los severos efectos de la sequía de fines del pasado año y parte del actual.

   La leche que da la vaca le entra por la boca, con la comida, y si no tiene qué comer pues no habrá leche para los niños y los enfermos que tanto la necesitan, expresó el campesino.

   De acuerdo con los cálculos, la finca de Conde destinará al Estado unos 270 mil litros, el cual sería superior a lo planificado.

30/08/2010 11:55. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris