Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2010.

Denuncia Cuba la profundización de la brecha de pobreza


 
   Cuba alertó y en la ONU que la brecha de las desigualdades es cada vez más profunda, cuando la población en la pobreza extrema en el mundo aumentó en 36 millones de personas, entre 1990 y el 2005.

   Al hablar en la Tercera Comisión de la Asamblea General sobre el tema del desarrollo social, Rodolfo Benítez, representante permanente alterno de Cuba ante la ONU, significó que lo más alarmante es que los principales afectados son los países menos responsables de las crisis.

  Luego de advertir que la llamada Ayuda Oficial al Desarrollo no se acerca siquiera al compromiso del 0,7 por ciento del Producto Interno Bruto de los países ricos, los gastos militares –denunció- subieron a un billón 531 millones de dólares.

   Puso el ejemplo también de que mientras se dilapidan medio millón de millones de dólares en drogas ilícitas,  dos mil millones de personas padecen de malnutrición.
  Benítez expuso, por tanto, que hoy en día es una quimera para la gran mayorìa de los países el logro de los objetivos trazados por la Cumbre sobre Desarrollo Social de 1995, de acuerdo con un despacho de Prensa Latina.

   Al referirse a Cuba, afirmó que los Objetivos del Milenio fueron cumplidos casi en su totalidad y superados algunos de ellos, gracias a las transformaciones socio-económicas para construir una sociedad basada en la justicia social y la solidaridad.

  Resaltó además que Cuba comparte con otras naciones del Tercer Mundo sus modestos recursos.

05/10/2010 09:29. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

Reordenamiento laboral, reto para la familia cubana


Fidel Rendón Matienzo, AGENCIA CUBANA DE NOTICIAS


     Frente a escenario económico tan complejo como el actual, las líneas generales de la política social de la Revolución Cubana continúan dirigidas hacia tres objetivos de alta prioridad: garantizar el empleo, la salud y la educación, brindando iguales oportunidades de acceso con independencia de extracción social, raza o sexo.

   Gracias a esa política no han existido situaciones generalizadas de pobreza extrema o crítica, indigencia o extrema polarización social, lo cual distancia a la Isla de la dramática situación de otros países latinoamericanos.

   De lo que ahora se trata es de mantener esos pilares con el máximo de eficiencia, uso racional y óptimo de los recursos, dado que las limitaciones materiales y financieras  obligan a poner fin al despilfarro, al descontrol, las plantillas infladas, al exceso de subsidios y de gratuidades indebidas, entre otros imperativos impostergables.

    Pero como subrayan las sicólogas cubanas, doctoras Patricia Arés Muzio y  María Elena Benítez, las alternativas  adoptadas por la Revolución ante la crisis y el bloqueo norteamericano han producido -quiérase o no-  impacto en la familia y en la percepción de la relación individuo-familia-sociedad y familia-Estado.

   También han ocasionado efecto diferenciador en la situación de la micro-economía familiar, pues algunas de las medidas estuvieron dirigidas, en lo fundamental, al saneamiento de las finanzas internas.

    Ello supuso incrementos en el precio de servicios básicos como la electricidad, el agua y el alcantarillado, o el aumento de la tarifa en el pago del transporte y las comunicaciones, hasta la eliminación de gratuidades en los espectáculos deportivos y culturales, por solo citar algunas.

   Ahora se agregan otras decisiones mucho más sensibles: la reducción de las plantillas considerablemente abultadas en el sector estatal, y la ampliación del ejercicio del trabajo por cuenta propia y su utilización como alternativa más de empleo de quienes queden excedentes. 

    “Al adoptar estos acuerdos -afirmó el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, el primero de agosto último- partimos de que nadie quedará abandonado a su suerte, el Estado Socialista brindará el apoyo necesario para una vida digna, mediante el sistema de asistencia social a aquellos que realmente no estén en capacidad de trabajar y sean el único sustento de sus familias”.

     El asunto se debate hoy en el seno de la familia cubana a la cual se le reconoce su capacidad de adaptación a las profundas transformaciones socioeconómicas que han tenido lugar desde el triunfo revolucionario de enero de 1959, las cuales han repercutido en la estructura y dinámica de la población y producido, también, cambios y reajustes importantes en el ámbito familiar.

    Tal cual afirman Patricia Arés y  María Elena Benítez, es en ese ámbito donde tiene lugar la toma de importantes decisiones sociodemográficas.

    Por ejemplo, están las relativas a la formación y disolución familiar, la libre elección del número y espaciamiento entre los hijos, la educación y socialización de los pequeños, el acceso a la vivienda, el reparto de la actividad económica entre hombres y mujeres, y la determinación de emigrar.

   Además de la reducción de plantillas y la ampliación del trabajo por cuenta propia, se suma el régimen tributario que responda al nuevo escenario económico y garantice a los incorporados a ese sistema, contribuir a la seguridad social, abonar impuestos sobre los ingresos personales y las ventas; y a quienes contraten trabajadores, pagar el tributo por la utilización de la fuerza de laboreo.

   Se trata de que en el seno de cada familia, en la cual uno o más de sus miembros podrían quedar disponibles, ser reubicados laboralmente o pasar al trabajo por cuenta propia, esta problemática  se analice con inteligencia, profundidad y transparencia, en aras de buscar la solución beneficiosa para todos.

    Pero hacerlo desde el principio de ver el trabajo como necesidad vital y la principal fuente de ingresos.

    Incluso, el paternalismo del Estado de mantener durante largos períodos el pago del salario a quienes quedaban interruptos, también llegó a su fin y, como se ha explicado, el primero en preocuparse por buscar el empleo debe ser el propio trabajador.

    No podemos obviar que este proceso de reordenamiento laboral, el cual podría afectar a una madre soltera, al joven recién incorporado a la vida laboral o al padre de familia, si no cumplen el requisito de idoneidad demostrada se suma a los grandes desafíos a encarar por la familia cubana debido a las dificultades económicas y financieras del país, agravadas por el impacto del bloqueo y la crisis mundial.

    Como explicara recientemente en un programa radial la sicóloga Yoanka Valdés, esos retos incluyen tratar de mejorar las condiciones de vida o los problemas de la vivienda, enfrentar el envejecimiento poblacional, la satisfacción de las necesidades cotidianas de la alimentación, las obligaciones escolares y hasta los propios asuntos de relación de la pareja y de convivencia.

    A lo anterior agregaríamos la batalla ideológica por mantener los valores morales de la sociedad, el asunto del salario insuficiente y el de la doble moneda, por lo que cada día el empleo está llamado a ser la principal fuente de ingresos. Además, en la producción de bienes y servicios y en el incremento de la eficiencia, constituyen vías para la solución de parte de las actuales dificultades.

    Como subrayó Raúl el primero de agosto último ante la  Asamblea Nacional del Poder Popular,  “hay que borrar para siempre la noción de que Cuba es el único país del mundo en que se puede vivir sin trabajar”, y este llamado de urgencia no admite más tiempo para su solución y deviene nuevo reto para la familia cubana.

05/10/2010 09:43. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.


La Guayabera : símbolo de cubanía

20101013182009-images.jpg


Yeneily García García, Agencia Cubana de Noticias (ACN)

   Aunque muchos disputen su paternidad, la guayabera es indiscutiblemente cubana. Alivio en los días del eterno verano de la Isla, representa más que una simple pieza de ropa, significa tradición y cultura visiblemente arraigadas.

   Joseíto Fernández, uno de los más importantes trovadores de Cuba y creador de la universalmente conocida Guantanamera, la vistió en sus representaciones como símbolo de patriotismo, según los historiadores, los mambises la usaban con dos aberturas a los lados para una mayor comodidad a la hora de desenfundar el machete y ahora, fue elevada al estatus de prenda oficial en las ceremonias diplomáticas.

    Existen muchas versiones sobre su surgimiento. La más aceptada es la que sitúa su aparición en la ciudad de Sancti Spiritus durante el siglo XVIII, cuando Encarnación Núñez cosió a petición de su esposo, el alfarero español José Pérez Rodríguez, un camisón ancho con abundantes y amplios bolsillos, diseñados especialmente para ocuparlos con artículos de la más diversa procedencia.

   Cuenta la tradición que al inicio la llamaron yayabera, pues rápidamente los habitantes de la llamada Villa del Yayabo comenzaron a lucirla cotidianamente, pero como en sus bolsillos podían guardar las abundantes guayabas de la región, los espirituanos cambiaron su denominación a la actual: guayabera.

   La concepción original de la pieza evolucionó con los años. La clásica posee cuatro bolsillos y dos franjas de pliegues verticales hacia abajo en el centro y sobre los ojales. Con el tiempo le añadieron los tachones, las alforzas, y luego, cuando ganó popularidad, se adicionaron botones en los bolsillos y puños, además del cuello alto.

   Asimismo variaron los colores y tejido, pues al blanco se sumaron colores como el negro y el rojo.

  Considerada como uno de los cuatro elementos de la cubanía junto al sombrero de guano, la bandera y el son, en un principio fue propia del campesinado en los guateques o fiestas,  pero después artistas de la talla de Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo, y Francisco Repilado (Compay Segundo) la consolidaron como parte de la “imagen Cuba”.

   Actualmente, muchos diseñadores contemporáneos la incluyen en sus colecciones y agregan variaciones a su estilo como el uso de poliéster combinado con algodón y la seda, para imprimirle un aire moderno a una prenda ya perpetuada en la historia y el corazón de la nación.    

13/10/2010 10:20. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

INTERESANTE ARTICULO DE SAUL LANDAU

¿Es un heredero de Goebbels el que determina en qué medida fracasa Cuba?


Por Saul Landau

Estados Unidos lucha contra su peor crisis desde la Gran Depresión, pero algunos editorialistas de los principales periódicos practican la negación de su realidad y en su lugar enfocan el “fracasado sistema socialista” de Cuba.

Me pregunto si estos artífices de la opinión que se especializan en fomentar ilusiones, amonestar a enemigos y divulgar estudios en la secreta Escuela de Propaganda Joseph Goebbels –creada por el tristemente célebre nazi después de su muerte. Alguien debe haberles enseñado cómo desviar la atención del público de la esencia de la realidad norteamericana.

Un ejemplo apareció en un editorial de The Washington Post, A diferencia de Estados Unidos, “los gerontocráticos gobernantes de Cuba se enfrentan a la peor crisis económica en décadas. La producción de alimentos disminuye, la más reciente zafra azucarera fue la peor en un siglo, y solo los miles de millones en subsidios del errático Hugo Chávez de Venezuela mantienen al país a flote”.

Ciertamente Cuba se enfrenta a una crisis económica terrible, pero en vez de comparar la miseria de la isla con sus vecinos caribeños y centroamericanos, el articulista utiliza las dificultades de Cuba para dar una lección: “¡Ja! Vean de qué manera el socialismo ofrece libertad, pero conlleva la inseguridad para su pueblo”.

La declaración no expresada de que Estados Unidos disfruta de libertad y éxito económico puede ser un tanto engañosa –o una desvergonzada negativa. Por ejemplo, Estados Unidos actualmente tiene más presos políticos en Cuba (Guantánamo) que el gobierno cubano. Estados Unidos ni siquiera ha acusado a muchos de ellos; ni les ha ofrecido garantías de procesamiento que se remontan a la Carta Magna. Además, los recientes ataques del FBI contra grupos pacifistas y musulmanes estadounidenses ponen aún más en duda las declaraciones de nuestras grandes libertades. Pero oigan, tenemos una prensa libre que se especializa en atacar a los países malvados como Corea del Norte, Irán y Cuba, no a los buenos como Arabia Saudí y Kuwait.

Cuba, por ejemplo, se enfrenta a graves problemas de deuda interna, pero el editorialista del Post olvida comparar la deuda norteamericana per cápita (¿cuántos billones?) con la de la isla. Ni tampoco cita estadísticas acerca de los niveles de hambre, gente sin hogar y pobreza infantil de nuestro exitoso país ni las compara con las del fracasado modelo de Cuba.

Como sabe cualquiera que haya visitado Cuba, la mayoría de sus 11 millones de habitantes tiene pocas posesiones y los alimentos son escasos. Pero no reportan haber visto niños hambrientos o enfermos ni a alguien sin fácil acceso a los servicios de salud.  Pregunten a los sin casa y hambrientos de cualquier gran ciudad acerca del acceso a la medicina o a los alimentos y oirán hablar de dificultades que los cubanos ni siquiera imaginan.

Ni la gente tampoco ve a todos los sin casa que piden limosna en la calles de Cuba o que se acuestan por la noche sobre cartón en las aceras porque no tienen hogar.

En 2010, en el muy exitoso Estados Unidos –y todos saben cuán prósperos nos ha hecho nuestro modelo— solo 37 millones de personas depende de la ayuda gubernamental en alimentos y, según un estudio del Centro de Investigaciones y Acción de los Alimentos en febrero, casi una de cada cinco personas –18,5 %-- “reportan haber pasado hambre en el último año, un aumento desde el 16,3 % reportado a inicios de 2008. Los hogares con niños tuvieron mayores probabilidades de experimentar el hambre (casi la cuarta parte reportó haber sufrido hambre el año pasado”.

Adicional mente, un estudio de Alimentando a Estados Unidos determinó que el 70 por ciento de los centros de alimentación de emergencia reportaron “uno o más problemas que amenazan su capacidad para continuar operando”.

(http://www.informationclearinghouse.info/article24581.htm)

El Post ridiculizó a “los hermanos Castro” por “tomar una serie de medidas parciales y fintas políticas con la esperanza de remendar a su régimen sin  tener que cambiarlo... el anuncio de que 500 000 trabajadores cubanos –10 por ciento de la fuerza laboral estatal—serían despedidos de sus empleos”.

Los despidos son de la gente que el presidente Raúl Castro describió como “superfluos”,  o sea, los que están en nómina pero no contribuyen en realidad con su labor, mientras que Cuba sufre de una carencia crítica de trabajadores en la agricultura y la construcción. El editorial del Post no menciona el número de desempleados en Estados Unidos: oficialmente 14,9 millones, aunque hay estimados de hasta 23 millones, más del doble de toda la población de 11 millones de Cuba. (8 de octubre de 2010, Buró de Estadística Laboral.)

La diferencia entre las dificultades económicas de Estados Unidos y de Cuba, como deja en claro el editorialista del Post, estriba en la intención maliciosa. Mientras que nuestro gran pueblo sufre las consecuencias del flujo y reflujo naturales (mucho tiempo de reflujo) del Libre Mercado de Dios, los cubanos sufren los malos efectos de la “estrategia de los Castro”.

Tras el engaño de “liberar lentamente a los prisioneros políticos y enviarlos al exilio”, está la “esperanza (de Fidel y Raúl) de que la administración Obama responda y que una ola de turistas norteamericanos arribe con muy necesitados dólares”.

Sí, los cubanos necesitan desesperadamente los dólares, pero en la nación más rica de la Tierra una de cada seis personas debe escoger entre comprar alimentos u otras necesidades básicas.

El editorialista del Post defiende con indignación la política EE.UU.-Cuba –embargo y prohibición de viajar a Cuba— porque eso ha hecho sufrir a los cubanos. Pero con toda seguridad el editorialista del Post ocasionalmente debe pasar por el cercano Parque de la Plaza McPherson. ¿No ha notado a las decenas de gente sin hogar que viven allí con sus escasas pertenencias? ¿O quizás tienen lo que se merecen –a diferencia de esas “inocentes víctimas de los hermanos Castro”?

Después de leer un editorial como ese, siento deseos de gritar: “Viva Goebbels”.

(Saul Landau es miembro del Instituto para Estudios de Política.)

(Tomado de progreso Semanal)

21/10/2010 09:30. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

La oncología pediátrica en la mira del bloqueo yanqui

Arailaisy Rosabal García/ Radio Cadena Agramonte

La historia de José Miguel Rodríguez Rondón, un niño de apenas cuatro años que padece una enfermedad maligna de tipo Linfoma No-Hodgkin abdominal estadío III (en una escala de IV), hoy puede ser contada gracias a los esfuerzos que realiza Cuba en materia de salud, a pesar de las absurdas trabas que impone el bloqueo económico de Estados Unidos.

Desde el Centro Territorial de Referencia en Oncología Pediátrica, del hospital infantil Eduardo Agramonte Piña, de la ciudad de Camagüey, llega esta historia de manos del Doctor Juan Carlos Arranz, jefe de ese servicio en dicha institución.

“Cuando José llegó a nuestro centro hace alrededor de cuatro meses, tenía una desnutrición severa –caquexia en términos médicos- y tuvimos que acudir a la alimentación parenteral, un tratamiento que es bastante costoso, además de la quimioterapia y la rehabilitación temprana. Pero por complicaciones de la enfermedad hubo que aplicarle una cirugía, a la cual ha evolucionado bastante bien, y ya está listo para continuar con las terapias”.

En Cuba las personas con padecimientos cancerígenos son atendidas en centros especializados por equipos multidisciplinarios que cumplen con las normas internacionales de protocolo de tratamiento para la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia y la inmunoterapia. De acuerdo con Arranz, la Isla exhibe indicadores de supervivencia y de pacientes curados similares a los del primer mundo.

En la actualidad es de destacar el salto cualitativo de la medicina cubana en el desarrollo de vacunas terapéuticas para el cáncer con resultados satisfactorios, y en uso en varios países de los cinco continentes.

Pero, según el doctor Juan Carlos, esta atención a pacientes con enfermedades malignas en la edad pediátrica, conlleva tratamientos con equipos multidisciplinarios y soportes que requieren recursos financieros altamente costosos, como por ejemplo, el equipamiento para la cirugía de mínimo acceso de tumores cerebrales, el uso de endoprótesis en tumores óseos para evitar la amputación de un miembro, la radioterapia con acelerador lineal y los citostáticos.

Y aunque todos estos recursos, afortunadamente, pueden ser adquiridos -desafiando la monopolización comercial norteamericana-, el recrudecimiento del bloqueo con la aprobación de las leyes Helms Burton y Torricelli, impiden obtenerlos de forma sistemática y planificada, no obstante ser indispensables para continuar elevando la calidad de vida del paciente oncopediatra. Además, esos fármacos o materias primas disponibles en otros mercados, más alejados, implican un importe mayor por el monto de la transportación.

A lo largo de estos años, una de las áreas de la atención médica especializada más afectada ha sido la oncología, vedada incluso, a emplear medicamentos y tecnologías eficientes que únicamente pueden ser compradas en el país norteño.

Según el más reciente informe “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba”, otra vez el sector de la salud pública aparece como blanco de las agresiones y violaciones que supone la aplicación de este casi cincuentenario instrumento político.

Entre mayo de 2009 y abril de 2010, el monto económico del bloqueo al sector de la salud pública supera los 15 millones de dólares, a lo cual se suman, las afectaciones psicológicas, el dolor, la desesperación, que supone para los pacientes y sus familias.

25/10/2010 13:37. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

Reconocen alertas de Fidel Castro sobre peligro nuclear

20101026220513-images-3.jpg

Enrique Atiénzar Rivero

Camagüey, -El eminente científico norteamericano Alan Robock, quien promueve la teoría del Invierno Nuclear, sostuvo que la atención de Fidel Castro al tema de la guerra nuclear ayuda a que el mundo se dé cuenta de cuán peligroso es el arsenal de ese tipo de arma.

En declaraciones para Adelante reconoció que aún cuando se haya reducido un poco la tenencia de material radioactivo, ese papel que desempeña el estadista acelera la continúa reducción de los arsenales ruso y norteamericano para llegar a un desarme nuclear global.

Robock, investigador del Departamento de Ciencias Medioambientales de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, presentó el 14 de septiembre pasado en La Habana, una conferencia calificada de impactante y presenciada por Fidel Castro, Líder Histórico de la Revolución Cubana.

Quienes siguen este tema recordarán que en esa oportunidad Robock manifestó a Fidel que afortunadamente la teoría jamás se ha puesto a prueba, aunque sostuvo que la única garantía de que no ocurra en el futuro es la destrucción de todas las armas nucleares.

“Mientras ellas estén ahí, nos seguirán preocupando los accidentes, los malos cálculos y la gente loca que puedan tener estas armas en su `poder”.

El tiempo invertido por el científico en atender y responder el cuestionario de preguntas, remitido desde Camagüey a Estados Unidos por vía electrónica, puede calificarse de relampagueante, no excedió las veinticuatro horas y con un lenguaje claro, aunque en inglés, pero sintético y que nos aproximó con sus dos visitas realizadas a esta colonial ciudad de la región centro oriental de Cuba en el 2001 y en el 2007.

“En el 2001 estuve en Camagüey para participar en la conferencia internacional Lidar. La visita no tuvo nada que ver con el invierno nuclear. La primera vez que trabajé sobre el invierno nuclear fue en los ochenta y publiqué mi primer artículo sobre la materia en 1984”.

¿En el 2007 en su segunda visita a Camagüey puede decirse que habían aparecido nuevas evidencias de la gravedad de la guerra nuclear para la supervivencia humana?

“Sí, recientemente hice nuevos cálculos con la colaboración de mis colegas. Esos trabajos descubrieron los impactos de una guerra nuclear regional y verificaron los antiguos cálculos de los ochenta. El primer de esos artículos lo publiqué en el 2007 pero ya había completado el trabajo antes de eso.

“Esa es la razón por la que diserté sobre el tema en Camagüey durante aquel viaje, puesto que es lo más importante que la ciencia moderna tiene que discutir”.

Sobre los recuerdos de ambos pasajes por Camagüey y de sus contactos con investigadores locales trajo a colación el nombre de Juan Carlos Antuña, de Camagüey, quien fue estudiante suyo en la Universidad de Maryland en los 90 y en la Universidad de Rutgers en los primeros años del 2000.

“Él y yo organizamos el taller de Camagüey y esa fue la razón de mi visita. Disfruté mucho en conocer a su familia y ver su estación de investigación cerca del aeropuerto. En la primera visita fuimos a un juego de pelota en el que el equipo de Camagüey le ganó al de La Habana”.

Durante la estancia de septiembre pasado en La Habana, en ocasión del taller organizado por el Instituto de Meteorología: “Consecuencias para el clima del planeta de la guerra nuclear”, sólo pudo escuchar dos presentaciones de cubanos.

“Me impresionó mucho el trabajo del profesor Roger Rivero acerca de los impacto del cambio climático en la agricultura. Él entiende el asunto completamente así como las diferentes influencias en la producción agrícola que también dependen del tipo de cosecha.

“Trabajó muy duro antes del taller y fue capaz de presentar principalmente un nuevo trabajo sobre los impactos del cambio climático, provocado por una guerra nuclear en la producción agrícola en Cuba”.

Fidel Castro en sus habituales Reflexiones aborda el peligro de la guerra nuclear y la necesidad de que los Estados Unidos e Israel renuncien a la anunciada y peligrosa guerra contra Irán.

Según la página Web del Grupo de Óptica Atmosférica de Camagüey (GOAC), perteneciente al Centro Meteorológico local, la entidad tiene su origen en el grupo de investigadores formados inicialmente para realizar estudios de los aerosoles estratosféricos en la Estación Lidar de Camagüey de lo que tomó su nombre original.

El desarrollo natural y la estrategia de trabajo diseñada a principios de los años 90 del pasado siglo, condujo a asimilar conocimientos y Know how que permiten hoy continuar las investigaciones sobre los procesos de transferencia de radiación solar en el país y la región, a la vez que brinda servicios científicos técnicos de alto valor agregado.

Por el GOAC participaron en el taller sobre Invierno Nuclear del pasado septiembre, los Doctores en Ciencia Juan Carlos Antuña Marrero y René Estevan Arredondo, y el MSc Boris Barja González.

(Tomado de la versión digital del periódico Adelante, de Camagüey, Cuba)

26/10/2010 14:05. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

HUBERT MATOS ES UN TRAIDOR ENFERMIZO

Por Lucilo Tejera Díaz

   Hubert Matos, quien traicionó en 1959 a la Revolución Cubana que había ayudado a triunfar en las montañas de la Sierra Maestra, no pierde la oportunidad de demostrar lo que es: un genuino traidor, mentiroso a más no poder y oportunista de larga data.

   Resulta que en este nuevo aniversario, el 51, de la desaparición física del Comandante del Ejército Rebelde Camilo Cienfuegos, el falso revolucionario vuelve a despotricar de Fidel Castro con argumentos tan tontos y tan faltos de verdad como estos que aparecieron en la versión digital de El Nuevo Herald, de Miami, este 28 de octubre de 2010:

   “Yo inmediatamente pensé que Fidel lo mató. Lo mataron por mi caso”, “…hubo fricción entre Cienfuegos y Castro desde muy temprano”, “Cienfuegos se quejó a menudo a Matos de la creciente infiltración comunista en las filas de la revolución”, “Matos añadió que Castro mientras tanto ya había empezado a criticar a Cienfuegos a mediados de enero de 1959, llamándolo ‘descuidado, borracho, bohemio. Las mujeres lo vuelven loco”. “Matos contó que Castro le dijo: ‘El pueblo lo ama, pero es un desastre”. “El 26 de octubre, añadió Matos, recibió dos notas secretas de Cienfuegos diciendo que estaba preparado para ayudarlo a escapar. Matos dijo que rehusó la oferta porque quería un juicio durante el cual explicar en público sus críticas a Castro.”

   Es en realidad indignante que este individuo hable en semejante forma de un jefe guerrillero que había expresado públicamente su fidelidad a Fidel con esta frase que pasó merecidamente a la historia: “Contra Fidel, ni en pelota”.

   Camilo representa para los revolucionarios cubanos, para el pueblo, la imagen de esa fidelidad que la puso a prueba a lo largo de la guerra contra la tiranía proimperialista y también después del triunfo en enero de 1959.

   Fidel le confió a Camilo la compleja misión de reducir la sedición que Matos, al frente de la provincia de Camagüey en aquel entonces, había echado a andar junto a un grupo de oficiales que había comprometido con engaños y la burguesía terrateniente de la región.

   Camilo fue al cuartel donde estaba Matos y lo detuvo, al igual que a otros complotados.

   En tareas que siguieron a aquel 21 de octubre, Camilo tuvo que retornar a Camagüey y dolorosamente el 28 desapareció el avión Cessna en que viajaba a La Habana en compañía de su escolta y de un experimentado piloto.

   A lo largo de su vida como revolucionario, Fidel ha demostrado claridad y valentía en sus acciones, sin conciliábulos palaciegos a los que Matos y la prensa proyanqui gusta tanto inventar.

   Cuba, sus genuinos y sinceros hijos, recuerdan con agradecimiento a Camilo. Lo hacen con amor porque con apenas 27 años de edad había escalado a fuerza de lealtad y firmeza revolucionaria a la gloria de la Patria.

   Hubert Matos, traidor al fin, no podría nunca aspirar a un lugar así.

28/10/2010 10:03. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris