Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2013.

El modelo eleccionario de Cuba nace en la ciudadanía


Néstor Núñez (AGENCIA CUBANA DE NOTICIAS)




   El tres de febrero en toda Cuba tendrán lugar los comicios generales para elegir a quienes integrarán el Parlamento y las asambleas provinciales del Poder Popular.   
   Este proceso tuvo una primera etapa, pues comenzó mucho antes con las reuniones de nominación de los candidatos a delegados, en las que fue masiva la participación de los vecinos, y la posterior elección por estos de quienes los representarían en las instancias municipales, como delegados de circunscripción.
   Y es que en la Isla, como se ha dicho más de una vez, no existe la postulación por partidos políticos de diferentes tendencias, sino solo a partir de los criterios ciudadanos expresados de forma directa y abierta en asambleas con los electores.
   Es, en pocas palabras, la manera que los cubanos han adoptado para establecer sus órganos de gobierno, a tono con las características del sistema político escogido y el entorno en que ha debido desarrollarse el proceso revolucionario.
   Y, desde luego, por el simple hecho de no parecerse a los tradicionales modelos electorales asumidos en Occidente, o por no congeniar con la tan llevada y traída “democracia representativa”, de la que suelen hacer gala los centros globales de poder, el modelo utilizado por la Isla no puede ser descalificado ni estigmatizado.
   Si partimos de la base de que democracia presupone “gobierno del pueblo”, ciertamente no pocos métodos utilizados en el planeta para acercarse a este contenido dejan mucho que desear.
   Los que defienden un sistema como el norteamericano, por ejemplo, pasan por alto que en ese contexto el monopolio del gobierno se ha establecido históricamente entre dos poderosos segmentos políticos.
   Sus diferencias son apenas de forma, porque el contenido clave, la defensa y expansión del capitalismo made in USA, es un asunto en que ambos partidos concuerdan perfectamente, y que nunca será violado por ninguno de los bandos en pretendida pugna.
   Asimismo, hacer política en esa sociedad se ha convertido en un mero asunto de dinero, demostrado en que mandato tras mandato las elecciones norteamericanas, y la materialización de las aspiraciones de los candidatos a cualquier nivel, tienen más de operaciones financieras que de lid sustentada en las ideas y programas ajustados a las urgencias y demandas de quienes acuden a las urnas.
   En Cuba, por demás, se sabe que el modelo vigente es aún perfectible.
   Se requiere, por ejemplo, de mayor efectividad y eficiencia en el funcionamiento de las estructuras y entidades del Poder Popular; y de más ejercicio de la cultura del debate o la polémica en su seno; de que el reclamo de los representantes del gobierno a sus diferentes instancias  sea respetado y cumplido por las entidades y organismos.   
   Pero nada de ello implica que la “variante cubana” deba ser vetada caprichosamente como un pretendido “atentado a la democracia”.
   Y es que, en sustancia, con todo lo modificable que aún quede por asumir, el fin es hacer valer la mayor cuota de voluntad ciudadana posible a partir del escenario en que vive la Isla en su   justo empeño de mantenerse como nación independiente.

21/01/2013 08:23. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

Martí nuestro de cada día

20130122153252-images.jpg

María Elena Alvarez (AGENCIA CUBANA DENOTICIAS)

“Un misterio que nos acompaña”. Qué alguien me diga cómo superar esa definición lezamiana de nuestro José Martí, el de todos y también --por qué no-- el de cada quien, personal e intransferible, ora real, ora sobrehumano, que llevamos bien adentro, algunos casi sin saberlo y otros cual preciado amuleto.

Definitivamente, misterio es, que sobrecoge, inquieta, atrae, deslumbra y convida a develarlo, aunque nunca del todo, para poder volver, una y otra y otra vez, siempre en busca de más.

Pero, más allá del enigma, o quizá en su mismísima raíz, Martí es un amigo.

Al encuentro de ese hombre --que tanto amó a los niños, supo entenderlos y llegar a su corazón--, hemos ido todos en la infancia, y ante el busto en la escuela o en las páginas de “La Edad de Oro”, fueron entretejiéndose los hilos y sellada una amistad para toda la vida.

Y, como amigo, a Martí acudimos --en las buenas y, más aún, en las malas-- porque es remanso y es brío, oráculo y sortilegio, brújula en cada encrucijada, refugio contra tempestades, confidente de alegrías, esperanzas y sueños, consuelo para las penas, fuerza para afrontar desafíos y rigores.

Igual que al camarón del cuento, lo llamamos para que nos saque del apuro, sin que haga oídos sordos, porque sea lo que sea que buscamos, en ese pozo de sabiduría infinita hallaremos siempre respuestas: la frase perfecta, el argumento irrebatible, el consejo sensato, el verso enamorado…

Claro que hay que leer --y mucho-- a Martí: al político genial, al pensador visionario, al periodista y escritor, al pedagogo, al poeta, al dramaturgo y al crítico de arte, pero, por sobre todas las cosas, tenemos que aprender de Martí, pensarlo, sentirlo y vivir y obrar martianamente, hoy más que nunca.

Aunque otros son los tiempos, el egoísmo, la soberbia, traición, vanidad, codicia, mezquindad y tantas miserias, siguen siendo los peores enemigos de la raza humana.

Como entonces, se trata de elegir bestia y ángel, yugo y estrella, Goliat y David, la América de Monroe o la de Bolívar, el caos y la destrucción, o la razón y el equilibrio del mundo.

En ese hombre transido de amor, que pudiendo tenerlo todo echó su suerte con los pobres de la Tierra; en sus ideas, prédica y actuar consecuente, están las claves y esencias. Símbolo de cubanidad, José Martí resume nuestro devenir y señala nuestro destino como nación.

¿Acompañarnos? Siempre, pero en tan azarosa travesía, ese ser humano terriblemente puro --al decir de Gabriela Mistral-- no es simplemente un compañero de viaje, sino luz de aurora que guía y alienta. No soltemos su mano entrañable y salvadora.

22/01/2013 07:33. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.


José Martí y Carmen Zayas-Bazán, entre el amor y la Patria

Lucilo Tejera Díaz

   La explicación más fácil y lamentablemente divulgada de las difíciles relaciones entre José Martí y la camagüeyana Carmen Zayas-Bazán Hidalgo, única esposa y madre de su hijo, es que ella no compartió el afán de la vida de él: todo por la independencia de Cuba.
   En parte ese criterio podría ser cierto desde el casamiento el 20 de diciembre de 1877 en Ciudad de México, donde residían por entonces las familias de ambos y después de un conocimiento mutuo de más de un año, hasta que Martí se adentra en cuerpo y alma a la preparación de la guerra anticolonialista de su Patria.
   Pretender dar por sentado como motivo del distanciamiento progresivo entre la pareja las razones de tipo político y de entrega de él a la causa de la independencia de Cuba por encima de todo, son sobre todo injustos con una mujer que renunció por el hombre que amaba a las comodidades de su familia, de rica posición económica.
   Carmen, quien había nacido en  Camagüey el 29 de mayo de 1853, lo amó desde que lo conoció:
   “Es muy cierto que desde que te vi te amé, desde el primer momento sentí nacer en mi corazón la llama inextinguible del primer amor...”
   A partir del mismo compromiso, Carmen estuvo dispuesta a arrostrar las limitaciones y zozobra que le brindaría la vida al lado de Martí, un hombre que aunque joven -de apenas 25 años- acumulaba ya un historial de sacrificio por su nación sojuzgada y que sus ingresos, nunca abundantes, vendrían de la labor docente, de abogado y periodista, principalmente.
   ¿Qué mujer -u hombre- no desea al contraer matrimonio dedicarse a la familia, a los hijos, al hogar? Lo único que el Maestro tenía como empeño una causa mayor: "¿Acaso crees que hay algo más sublime que la Patria?”, como escribió en la obra dramática “Abdala”.
   Para ella Martí compuso estos tiernos y llamativos versos: "Es tan bella mi Carmen, es tan bella/Que si el cielo la atmósfera vacía/Dejase de su luz, dice una estrella/Que en el alma de Carmen la hallaría. "
   El 22 de noviembre de 1878 nació José Francisco, a quien después le escribió “Ismaelillo”, “ese tomito de tiernos versos”, como afirmó en cierta ocasión su amigo Gonzalo de Quesada y Miranda.
   La familia de Carmen no compartía para nada el ideal político de Martí, pero a pesar de los riesgos, ella decidió compartir con él, y fue así que el padre la echó de la casa y le retiró toda ayuda financiera.
   Llegó a padecer junto al hijo del matrimonio, cuando vivía alejada del esposo, estrecheces enormes, que dañaron incluso su salud.
   Aunque el distanciamiento entre ellos era cada vez más claro desde mediados de la década del 80 del siglo XIX, ella nunca echó a un lado el amor por él, ni en los momentos más agrios, de reproches mutuos y duros.
   Un estudioso de la vida y obra martianas, el venezolano Jefferson Martínez-López, escribió con justo criterio:
   “No me parece justo que la historiografía siga considerando a la esposa de Martí como alguien que no se lo merecía. Carmen Zayas-Bazán fue una víctima de circunstancias personales e históricas para las cuales no había sido educada y que la trascendieron por tanto.”
   A continuación señaló:
   “Mientras Martí fue el padre de una nación, ella se consagró a ser la madre de un niño, la esposa de un hombre. Su grandeza no consistió en haber seguido a Martí en sus actividades políticas y su lucha por la independencia de Cuba, sino en continuar amándolo más allá de la muerte, (…) a pesar de no haber podido comprenderlo y de saberse postergada en cuanto el interés primero de Martí.”
   La vida demostró que Carmen entendió el inmenso sacrificio de Martí por la Patria, y si bien ella directamente no tuvo rol protagónico en el independentismo, como por ejemplo las camagüeyanas Amalia Simoni de Agramonte y  Ana Betancourt de Mora, apoyó y gestionó la incorporación de José Francisco, con 18 años de edad, a la guerra libertaria en la que había caído su padre.
   Al morir Martí en combate en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895, unas semanas después de empezar la insurrección por la independencia organizada al detalle por él -creador del Partido Revolucionario Cubano-, su esposa reclamó como tal, y en nombre también de su hijo, el cadáver a las autoridades españolas.
   Como un tesoro íntimo conservó y mantuvo vivo el álbum de boda, en el cual numerosos amigos anotaron dedicatorias, hasta después de la muerte del Héroe Nacional, como la del guerrero Máximo Gómez, quien en un arranque de sinceridad expuso:
   “De Carmen su amigo que lo fue también del elegido de su corazón, caído con honor en los campos de batalla, defendiendo de su patria el honor y su bandera.”
   Tal vez haya sido el desaparecido intelectual Cintio Vitier, Premio Nacional de Literatura y estudioso de la vida y obra martianas, quien con certero juicio dijo del amor de Carmen, al referirse al afán de ella por conservar actualizado y pleno el álbum de boda:
   “Su fidelidad al álbum es la fidelidad a un recuerdo, que no es otro que el de Martí.”
   Martí y Carmen (falleció en La Habana el 15 de enero de 1928), tuvieron una relación sin el apasionamiento que pudiera esperarse, pero que trasciende en el tiempo y prendido en la historia como el matrimonio del Apóstol y del que nació un hijo, entre otras alegrías, pretexto para hermosos versos.

 

25/01/2013 07:23. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.

Centrales en Camagüey aportan alimento al ganado vacuno

20130127173142-images.jpeg

Un alimento para el ganado vacuno con residuos y derivados de la producción de azúcar, elaboran dos centrales de la provincia de Camagüey en la presenta zafra, y los resultados superan las expectativas.

   La Sala de Control y Análisis de la Empresa Azucarera Camagüey, informó que la fabricación del compuesto miel-urea-bagacillo lo preparan las industrias Siboney y Batalla de Las Guásimas, enclavadas en zonas de importancia en la economía pecuaria.

   Desde el inicio de la molida de la caña en diciembre, el territorio acumula cerca de dos mil toneladas de la mezcla, más del doble de lo planificado hasta ahora.

   La extracción por los ganaderos es alta y esto facilita la producción del alimento, sin interrupciones en dos turnos de trabajo en operaciones en cada ingenio, dijo  Sergio Monteagudo, asesor en la Empresa Azucarera.

   Esa gestión constituye un valor agregado a la producción azucarera, pues la tonelada la venden a las entidades pecuarias a 53 pesos.

   Alcides Estrada, subdirector de la Empresa Agropecuaria Sibanicú, una de las principales de Camagüey en la producción lechera, señaló a la AIN que la entidad contrató con el central Siboney  la compra de la mezcla  para suministrarla a la base productiva.

   La distribuimos donde la situación con la comida para los animales es más crítica por la severidad de la seca, pues permite la sostenibilidad de las vacas sin provocar una disminución considerable en su potencial de leche, añadió.

   En su madurez, la caña de azúcar es altamente digestible para el ganado y de ahí su relevancia en la alimentación de rebaños lecheros y de ceba, sobre todo en la estación de pocas lluvias, cuando todas las otras gramíneas en pastizales y áreas forrajeras son poco disponibles y de baja calidad, según la literatura.

   De fácil y rápida elaboración, ese alimento utiliza de materia prima el bagacillo, que son pequeñas partes del bagazo resultante de la molida de la caña, y miel final o melaza, y a esta mezcla se le adiciona urea o amoníaco.

   Camagüey previó hacer este año cinco mil toneladas, pero Monteagudo consideró que tal cantidad debe ser ampliamente superada en bien de la ganadería.
   En 2012 las plantas de los dos ingenios lograron unas cuatro mil 630 toneladas, más del doble de lo fijado en el plan.

   El especialista de la Empresa Azucarera manifestó que se espera montar una instalación para esa producción en el ingenio Argentina, en el municipio de Florida.

   Adelantó que posiblemente se invierta en las industrias Siboney y Batalla de Las Guásimas para preparar bloques multinutricionales, un producto prensado compuesto por miel final, bagacillo, sales minerales, urea e hidrato de cal, que los vacunos lamen y a la vez de alimentarlos los incita a beber abundante agua.

   La caña de azúcar es posiblemente la gramínea de mayor rendimiento en biomasa por unidad de área y de tiempo, superando a otras plantas de alto rendimiento como el maíz y el trigo.

27/01/2013 09:31. Lucilo Tejera Díaz sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris